Miércoles 24 Abril 2019

  

 

Comuna 15

  

Se instalaron Puntos Verdes fijos en plazas y parques de todas las comunas. En la 15, los vecinos podrán acercar su aceite a la plaza Antonio Malaver, de Villa Ortúzar.

 

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó la campaña de recepción de aceite vegetal usado, en el marco del Día Mundial del Agua, e instaló distintos Puntos Verdes distribuidos en plazas y parques de las comunas. Los vecinos podrán reciclar el aceite vegetal que ya no utilizan.


En la Comuna 15 el puesto estará en la plaza Antonio Malaver de Villa Ortúzar, del 20 al 23 de marzo, de 11 a 19 horas. Quienes se acerquen a dejar el aceite vegetal usado recibirán de regalo una ecobotella.


El aceite vegetal usado se produce a partir de la cocción o preparación mediante fritura total o parcial de alimentos. Éste deberá ser entregado en botellas plásticas de hasta 1.5 litros, cerradas y limpias. Y tendrá que estar frío para que la botella no se deforme y su transporte sea más fácil. El aceite vegetal usado recibe un tratamiento por el que es transformado en biocombustible. (Fuente: GCBA)


Según explican los organizadores, esta campaña se realiza para continuar con la concientización de su correcta separación y para que se sepa del impacto negativo que tiene en el ambiente si es desechado de forma incorrecta.


Además, en cada punto verde habrá promotores ambientales que brindarán información sobre los problemas que genera su incorrecto descarte.

Según la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) el consumo total de aceites en CABA supera los 61 millones de litros por año. El potencial de impacto negativo que tiene el aceite vegetal usado (AVU) en el medio ambiente es muy fuerte: un litro puede llegar a contaminar 1.000 litros de agua.

 

¿Qué recibimos y por qué?

Los aceites vegetales son un ingrediente muy común en las cocinas de nuestras casas. Si bien no son considerados, por ley, un residuo especial; su manejo al momento del descarte requiere un tratamiento específico.

Su potencial impacto negativo en el ambiente es muy fuerte si no son correctamente tratados. Los principales problemas asociados al incorrecto descarte de estos aceites son: la obturación de cañerías y desagües; la degradación biológica de cursos de agua (ya que ocasionan una disminución del oxígeno disponible en ellos); y su uso ilegal como insumos para la industria alimenticia (para margarinas, aceites-mezcla y derivados de menor calidad).

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) estima que el consumo total de aceites en la CABA supera los 61 millones de litros al año. Para disminuir el impacto que provocan, APrA desarrolló un sistema de disposición responsable de aceites generados en los domicilios particulares.

Qué hacemos con el aceite? Un fin socioambiental

Como alternativa para su tratamiento, el AVU se pueden convertir, mediante un proceso industrial, en biodiesel. El aceite recolectado será transformado en este biocombustible, que es un recurso energético renovable y genera menos emisiones de CO2 que el gasoil mineral.

Asimismo, existe un fin social. ALPI, Asociación Civil dedicada al diagnóstico y tratamiento de enfermedades neuromotoras, se encargará de recolectar y transportar el aceite hasta plantas operadoras, para su posterior transformación en este biocombustible. Los ingresos producidos serán destinados a esta asociación